domingo, 20 de diciembre de 2009

Fallece el luchador antifranquista y militante del PCE Santiago Polo Polo.

Esta mañana, en su domicilio salmantino, ha fallecido a los 94 años de edad el militante del Partido Comunista de Salamanca (PCE) y de Comisiones Obreras, Santiago Polo Polo.

La vida del salmantino Santiago Polo, fue un ejemplo de compromiso personal y político con la justicia y la igualdad. Así siendo muy joven se afilió a las Juventudes Comunistas organización en la que militó hasta que pasó a formar parte del Partido Comunista de España.

Desde el principio de la Guerra Civil, combatió a los sublevados formando parte del Ejercito Republicano donde alcanzó el grado de oficial, participando en varias batallas de la contienda, así como en la defensa de Madrid. .

Tras la victoria de los falangistas, sufrió la represión de la dictadura franquista pasando mas de ocho años en campos de concentración y de trabajos forzados. A pesar de ello nunca dejó de militar en el Partido Comunista de España, participando activamente en esta organización, tanto en la clandestinidad como tras la legalización del PCE.

Su militancia política la compaginó con su compromiso con la clase trabajadora a través de su trabajo dentro del sindicato Comisiones Obreras realizando tareas de apoyo a las diversas áreas de Comisiones Obreras de Salamanca, especialmente a la Asesoría Jurídica de este sindicato.

Hasta unos meses antes de su fallecimiento, Santiago Polo participaba activamente de todas las actividades y reivindicaciones tanto del Partido Comunista de Salamanca como de Comisiones Obreras.

Desde el Partido Comunista de Salamanca (PCE) queremos enviar en estos difíciles momentos nuestro abrazo y cariño a la familia de Santiago, así como a la multitud de amigos y compañeros que disfrutaron de su compañía y de su permanente y jovial estado de ánimo.

Santiago Polo fue uno de esos hombres que lucharon toda su vida por lograr una sociedad mas justa e igualitaria, donde el origen económico no condicionase las oportunidades de cualquier ser humano. Para los comunistas salamantinos, Santiago Polo continuará viviendo en nuestros corazones y su trayectoria vital es un ejemplo para todos aquellos que tenemos la esperanza de lograr una sociedad donde la justicia y la igualdad sean los pilares en los que se sustente un mundo donde cualquier ser humano tenga reconocido sus derechos fundamentales básicos, por el mero hecho de su existencia.

Partido Comunista de Salamanca (PCE)



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Santiago, has sido un ejemplo para tres generaciones: los combatientes republicanos, los luchadores por la democracia bajo el franquismo y los jóvenes comunistas del siglo XXI.

Tu vida nos deja un legado de dignidad que ha inspirado y sigue haciéndolo a cientos de jóvenes en Salamanca.

Tal vez nada de lo que digamos pueda resumir mejor tu compromiso como este texto de Carlos Marx:

"Si en la vida hemos escogido la posición desde la cual podemos trabajar más por la humanidad, ninguna carga nos puede doblegar, porque son sacrificios en beneficio de todos; entonces experimentaremos, ya no una pequeña, limitada y egoísta alegría, nuestra felicidad pertenecerá a millones. Nuestros hechos se vivirán calladamente, pero siempre por el trabajo, y sobre nuestras cenizas se verterán las ardientes lágrimas de la gente noble."

José Sarrión.

Izquierda Republicana Salamanca dijo...

Desde Izquierda Republicana nos unimos al dolor de la familia comunista salmantina por la perdida de Santiago, una persona que ha supuesto un ejemplo tan notable de compromiso por las ideas de la izquierda en nuestra ciudad.

Anónimo dijo...

Desde El Contubernio nuestro reconocimiento a una figura tan relevante.

Anónimo dijo...

A Santiago: con todo el cariño de 70 años de "amistad" y el recuerdo imborrable de "Los Mártires de Cuba" en el Parque del Oeste. Tu madrina de guerra del Batallón "Los Comuneros". Nelly

Anónimo dijo...

Santiago: siempre te recordaré en aquellos 3 años de lucha, unos tristes, otros felices... en que tu buen humor nos animaba a todos. Ana María.