lunes, 10 de marzo de 2008

Respuesta del PCE al comunicado de IU-Salamanca, que no asume responsabilidad interna ante el desastre electoral de Izquierda Unida en Salamanca

Para el Partido Comunista de Salamanca (PCE), la actual dirección de IU de Salamanca no está legitimada ni moral ni políticamente para encabezar el proceso de análisis, debate y recomposición que necesita IU tras el desastre electoral de las pasadas elecciones generales y la mejor aportación que pueden hacer en estos momentos a IU es presentar su dimisión en bloque.


Para el Partido Comunista de Salamanca (PCE), los resultados de Izquierda Unida de Salamanca en las Elecciones Generales del 9 de Marzo, dejan bien a las claras que los mismos no se pueden atribuir de forma exclusiva al bipartidismo y a la injusta ley electoral, elementos que viene padeciendo IU desde su origen hace más de veinte años.

La dirección provincial de Izquierda Unida de Salamanca está justificando su inoperancia en estos dos elementos, cuando las causas del fracaso electoral, son más internas que externas, aunque con éstas se pretenda escurrir las responsabilidades reales de una situación que ha llevado a Izquierda Unida de Salamanca a ser electoralmente la peor provincia, en cuanto a los resultados, de toda Izquierda Unida de Castilla y León, siendo la única que ha bajado del 2% de los votos.

A nivel Federal Izquierda Unida de Salamanca se ha convertido en la octava peor circunscripción electoral de Izquierda Unida Federal. Así, de las 51 circunscripciones electorales en las que Izquierda Unida se presentaba en las elecciones generales del 9 de Marzo éste es el ranking de las ocho peores:
1.- Ceuta con el 0,67% de los votos
2.- Orense con el 0,69% de los votos
3.- Lugo, con el 0,98% de los votos
4.- Las Palmas, con el 1,09% de los votos
5.- Santa Cruz de Tenerife, con el 1,46% de los votos
6.- Pontevedra, con el 1,62% de los votos
7.- La Coruña, con el 1,62% de los votos
8.- Salamanca, con el 1,75% de los votos

Hay que recordar que Izquierda Unida de Salamanca en ocho años, desde las elecciones generales del año 2000, cuando el miembro del Partido Comunista de Salamanca, Abel Sánchez Martín, encabezó la lista de Izquierda Unida al Congreso de los Diputados, se han perdido mas de la mitad de los votos que obtuvo IU en aquella ocasión. Así se ha pasado de 8.195 votos y el 3,80%, a los 4.014 y 1,75% de los votos obtenidos por la candidatura encabezada por Jesús Santos en estas elecciones generales.

Si la comparación se hiciese entre las elecciones de 2004 y 2008, Izquierda Unida de Salamanca habría pasado del 1,98% al 1,75%, habiendo perdido unos setecientos votos en estos últimos cuatro años, votos que se habrían perdido fundamentalmente en dos municipios, Salamanca y Béjar, precisamente en dos de los lugares donde mas se ha notado la crisis provocada por la dirección provincial de Izquierda Unida al expulsar de hecho de IU a una treintena de militantes del Partido Comunista de Salamanca.

Así, en la ciudad de Salamanca en el 2004 se obtuvieron 2.557 votos, y en 2008, 2.005. Por su parte en Béjar se ha pasado en estos últimos cuatro años de 302 votos a 202.

Para el Partido Comunista de Salamanca (PCE) los resultados de Izquierda Unida de Salamanca en estos dos municipios no se explican solo apelando a los efectos del bipartidismo y a las consecuencias de la injusta Ley electoral, que por otra parte no son nada nuevo. Lo cierto es que en estos dos lugares se han dejado sentir los efectos de la política sectaria y antidemocrática de la actual dirección de Izquierda Unida y su consecuencia ha sido que unos seiscientos votantes de Izquierda Unida de Salamanca y de Béjar hayan dado la espalda a una organización que se ha caracterizado por convertirse en un coto cerrado del Coordinador Provincial Gorka Esparza, de sus familiares y amigos.

Pero además la errónea política desarrollada por la dirección de Izquierda Unida de Salamanca en este último año, ha hecho imposible consolidar los escasos avances obtenidos en algunos municipios de la provincia en las pasadas elecciones municipales de 2007. Así de los 106 votos obtenidos en las elecciones municipales del año pasado en Garcihernández, se ha pasado a 3 en estas Elecciones Generales, en Miranda del Castañar se ha pasado de 61 a 8, en Pelabravo de 65 a 10, en San Cristobal de la Cuesta de 54 a 12 y en Valdelosa de 70 a 4.

Todos estos datos dejan bien a las claras, que a pesar del apoyo de Izquierda Unida de Castilla y León y Federal a Izquierda Unida de Salamanca, con el Coordinador Regional, Jose María González, y Federal Gaspar Llamazares a la cabeza, el sectarismo y la incapacidad de la dirección provincial de IU de Salamanca, han llevado a esta organización a la mayor crisis organizativa y electoral de su historia; una crisis que está poniendo en peligro la propia existencia de una organización que en su día fue referente de las posibilidades de cambio y transformación social en la provincia de Salamanca.

Para el Partido Comunista de Salamanca (PCE) los actuales dirigentes de Izquierda Unida de Salamanca no están legitimados ni política ni moralmente para dirigir el proceso de debate, análisis y recomposición que necesita Izquierda Unida de Salamanca tras el presente desastre electoral. Solo la dimisión en pleno de la actual dirección de IU de Salamanca y la apertura de un proceso, que partiendo del reconocimiento como miembros de Izquierda Unida de todos los expulsados y de todas las personas que se sienten parte del proyecto democrático, abierto y transformador que IU de Salamanca nunca debió dejar de ser, y que desemboque en una Asamblea democrática donde se elija una nueva dirección política con capacidad de recomponer una organización rota y desconectada de los ciudadanos, puede hacer posible colocar a Izquierda Unida en el ámbito político como un elemento vertebrador de la izquierda social y transformadora que la provincia de Salamanca necesita para defender los derechos de los ciudadanos y las ciudadanas de Salamanca.

Partido Comunista de Salamanca (PCE)



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué vergüenza, no tienen la valentía de dimitir. IU se merece una Dirección valiente y coherente, y no lo que hay ahora.

Otra Izquierda es Posible dijo...

Una vergüenza que se quieran lavar las manos, una auténtica vergüenza!

si queréis leer más análisis sobre los resultados de IU y PSOE podéis entrar en nuestra página.

[más análisis->http://otraiuesposible.blogspot.com/2008/03/debacle-de-iu-salamanca-en-las.html]


Un saludo muy fuerte.

Anónimo dijo...

Lo cierto es que cuando la izquierda pierde la capacidad de autocróitica, pierde la fuerza moral para criticar el sistema que dice combatir.
Los dirigentes de Izquierda Unida de Salamanca, achacan su fracaso electoral en Salamanca a la ley electoral y al bipartidismo y nada dicen de su incapacidad para hacer que IU sea una organización democrática y participativa.
Han perdido la fuerza moral para combatir la injusticia. Ellos mismos son parte de esa misma injusticia.